Complemento Carta Porte: Todo lo que debes saber (y hacer)

iteSoluciones Conductor preocupado Carta Porte

 

Cada año la autoridad nos sorprende con algún cambio que (en su mente) generará más recaudación y por lo tanto poco importa que tanto se complique nuestra operación, logística o administrativa.

Pues este año no fue la excepción, seguramente has escuchado respecto a los cambios en la Carta Porte, y como existen tantos rumores en la red como peces en el mar, hoy nos dimos a la tarea de platicarte como está la cosa.

Para empezar el concepto de Carta Porte que conocemos y amamos-odiamos de toda la vida no cambia: solo amplía su cobertura por decirlo de algún modo, una Carta Porte es el título que avala el transporte de bienes del punto A al punto B, que si bien antes se consideraba exclusiva de las empresas transportistas (por aquello de la interpretación muy conveniente de “brindar un servicio de transporte” a solo las fleteras) la realidad es que ahora con su redacción que más que amplia resultó ambigua y nos encontramos con que todos los que transportemos mercancía debemos generar ya sea CFDI traslado o de Ingresos con su respectivo complemento Carta Porte dependiendo, ahora si, de si te dedicas al traslado o no.

Si TODOS (dije TODOS) en conferencias en los últimos meses hemos recibido las mismas preguntas una y otra vez solo con diferente mercancía, como diría mi abuelita, “la misma gata pero revolcada”: “¿Si no soy fletera, debo timbrar algo de Carta Porte?”, “Yo solo muevo materia prima no producto terminado”, “¿Verdad que no me toca?”, “¿Si recojo una tele para repararla en mi taller debo timbrar algo?”, “¿Si es mercancía mía entre almacenes debo timbrar?” y la clásica: “Yo solo muevo mercancía en mi ciudad, ¿verdad que conmigo no aplica?”

Pues para acabar pronto te cuento: SI TE TOCA. En mayúsculas y todo para que no se nos olvide.

Si trasladamos bienes (activos fijos, mercancía, materias primas, o lo que sea) por medios propios, de un punto A a un punto B debemos tener el documento timbrado.

Según lo publicado, cualquier autoridad con facultades en vía pública, carreteras federales, fiscal, estatal, local entre otras (o sea casi casi quien quiera ) puede verificar su existencia y podremos mostrar el documento ya sea electrónico o impreso.

En los últimos días se publicó una prórroga, peleada por muchas cámaras, exigida por otras tantas y añorada por los contribuyentes. 

Nos dieron de aquí al 01 de diciembre de 2021 para que sea obligatorio el timbrado, y si en este tiempo de adaptación nos equivocamos en los datos no pasa nada, las consecuencias por errores sólo podrán ser tomadas en cuenta a partir del 01 de enero de 2022.

Quizá no suene como una gran luz al final del túnel, pero con semejante labor, nos permite tomar un pequeño respiro.

Como seguramente a este punto ya estás pensando (como yo) que vender tamales es menos complejo (aunque ni tanto, también hay que avalar su traslado legal); por hoy vamos a dejar aquí la plática, aunque faltan muchos puntos más por tocar, entre otros, a quiénes les toca CFDI de traslado y a quiénes de ingreso, cómo haré el llenado de los datos, qué impacto tiene en la facturación, etcétera.

Si quieres tener más información, contáctanos para compartirla contigo o al menos, acompañarte en tu dolor. 

Home office: Reto empresarial o nueva tendencia.

2020 ha sido un año de sorpresas y de retos tanto para mí como para mi empresa, ¿quién se iba a imaginar que entraríamos justo en una contingencia sanitaria a nivel mundial? Para serte sincero, yo jamás pensé que el COVID-19 llegaría a México, ya que su brote fue del otro lado del mundo. Las personas nunca estamos preparadas para este tipo de situaciones y esta no fue la excepción.

En el mes de marzo, México le da la bienvenida al primer caso positivo de COVID-19; y siendo sincero, quizás en un principio se veía como una gripe más, pasajera que traería algunas consecuencias y después seguiríamos adelante en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, resultó ser una pandemia, y como empresas nos hemos visto más afectados de lo que nos hubiéramos imaginado.

Como resultado de la cuarentena, comenzamos a entrar en pánico y nuestras empresas comenzaron a verse afectada. Debo confesar que el pánico, como empresario y jefe, también causó en mí una confusión y frustración al no saber qué haría durante tantos días con mis operaciones detenidas, me hundí por un momento en preocupación y desesperación; y sin mencionar que tengo que seguir pagando sueldos a mis empleados.

Sin embargo, no me di por vencido y en vez de preocuparme, me ocupé. Comencé por preguntarme cómo haría que mi empresa estuviera trabajando incluso sin que mis empleados y yo estuviéramos de forma presencial en las oficinas. Me di a la tarea de investigar un poco sobre la situación que otros países estaban viviendo y cómo habían enfrentado ellos la situación siendo que la comenzaron a vivir antes que nosotros.

Para mi sorpresa, me topé con que todas estas empresas afectadas por COVID implementaron el Home Office, que en México el término es conocido pero aplicado por muy pocas empresas (casi nulas). Pensé: “si implemento esto en mi empresa, mis empleados no van a trabajar, no van a cumplir con las metas, es más, ni siquiera se van a conectar porque no los puedo supervisar a la distancia”. Fue realmente impactante el saber que mis colaboradores trabajan incluso mejor de como lo hacen en la oficina. Siento que se estresan menos y tienen mucho más tiempo para ellos (ya que, se ahorran el tiempo de traslado, vivir contrarreloj, etc.).

En este proceso tuve muchísimo aprendizaje, bueno no solo yo, mis empleados también; porque descubrí que el Home Office es efectivo si se lleva con compromiso, concentración y mucha comunicación. ¿Cómo lo implementamos? Te paso el dato:

  1. No te estreses: todo pasa, recuerda que adaptarte al momento es la clave de la continuidad.
  2. Organiza tu casa: recuerda una casa limpia, es una oficina feliz.
  3. Crea una sana rutina al despertar: no te levantes tarde, toma una ducha, vístete con ropa cómoda (no significa quedarte en pijamas) y desayuna sanamente. ¡Comienza tu día al 100%!
  4. Organiza tu tiempo: respeta tus horarios y toma breaks en momentos adecuados.
  5. Improvisa tu oficina: encuentra el mejor espacio; ventilado, iluminado y si es posible aislado de ruidos.
  6. Sé productivo: evitando el tráfico y correr para llegar a tiempo, te puedes organizar mejor y tendrás mucho más tiempo con la familia y para ti.
  7. Utiliza las herramientas a tu favor: desde casa podrás hacer uso de tus herramientas cotidianas y quizás si te lo permites puedes encontrar nuevas herramientas de trabajo que te ayuden a realizar todo de manera más eficaz y efectiva. En mi caso, decidí utilizar CONTPAQi® Escritorio Virtual, ya que la mayor parte de mis transacciones se encuentran en la base de datos de mi empresa; y este software realmente es como si estuviéramos en la oficina porque el escritorio virtual prácticamente refleja el escritorio físico, además que me permite utilizar mis sistemas empresariales para seguir facturando, calculando nómina y hasta preparar mi información para la Declaración Anual.
  8. Enlista tus objetivos: realiza una lista de lo que debes cumplir dentro de tu horario establecido para el trabajo. Así, verás tu avance del día.
  9. Aprovecha la tecnología: todo mundo estará más conectado a la web, ¡sácale jugo!
  10. Autoevalúate: analiza, procesa y mejora tu trabajo en casa. Comprueba tú mismo que haciendo diferentes cosas, podrás obtener la mejor manera de lograr lo que te propongas.

No puedo decirte que todo será maravilloso desde el primer día, porque puede que lo sea, pero también puede que no. Lo que sí puedo decirte es que, si no intentas nada para que tu empresa siga sus operaciones de forma regular, el resultado es obvio y se irá a pique; sin embargo, si te sumas al trabajo en equipo y haces un buen uso de la tecnología, te darás cuenta que el trabajo continúa en la oficina o desde casa. Y con software que te permiten tener tu propia oficina en casa, pues mucho más fácil y práctico.

Te diré algo, llámame y te contaré todos los beneficios que un escritorio virtual te brinda; además, cómo mi empresa sigue funcionando igual o incluso mucho mejor ahora que tengo el control desde cualquier lugar (y la tuya también lo puede hacer). Mi número es 477 711 9500 , espero tu llamada.

En iteSoluciones somos Consultores Especializados en procesos empresariales, siempre ofreciendo soluciones integrales para tus necesidades.

Scroll to Top