Home office: Reto empresarial o nueva tendencia.

2020 ha sido un año de sorpresas y de retos tanto para mí como para mi empresa, ¿quién se iba a imaginar que entraríamos justo en una contingencia sanitaria a nivel mundial? Para serte sincero, yo jamás pensé que el COVID-19 llegaría a México, ya que su brote fue del otro lado del mundo. Las personas nunca estamos preparadas para este tipo de situaciones y esta no fue la excepción.

En el mes de marzo, México le da la bienvenida al primer caso positivo de COVID-19; y siendo sincero, quizás en un principio se veía como una gripe más, pasajera que traería algunas consecuencias y después seguiríamos adelante en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, resultó ser una pandemia, y como empresas nos hemos visto más afectados de lo que nos hubiéramos imaginado.

Como resultado de la cuarentena, comenzamos a entrar en pánico y nuestras empresas comenzaron a verse afectada. Debo confesar que el pánico, como empresario y jefe, también causó en mí una confusión y frustración al no saber qué haría durante tantos días con mis operaciones detenidas, me hundí por un momento en preocupación y desesperación; y sin mencionar que tengo que seguir pagando sueldos a mis empleados.

Sin embargo, no me di por vencido y en vez de preocuparme, me ocupé. Comencé por preguntarme cómo haría que mi empresa estuviera trabajando incluso sin que mis empleados y yo estuviéramos de forma presencial en las oficinas. Me di a la tarea de investigar un poco sobre la situación que otros países estaban viviendo y cómo habían enfrentado ellos la situación siendo que la comenzaron a vivir antes que nosotros.

Para mi sorpresa, me topé con que todas estas empresas afectadas por COVID implementaron el Home Office, que en México el término es conocido pero aplicado por muy pocas empresas (casi nulas). Pensé: “si implemento esto en mi empresa, mis empleados no van a trabajar, no van a cumplir con las metas, es más, ni siquiera se van a conectar porque no los puedo supervisar a la distancia”. Fue realmente impactante el saber que mis colaboradores trabajan incluso mejor de como lo hacen en la oficina. Siento que se estresan menos y tienen mucho más tiempo para ellos (ya que, se ahorran el tiempo de traslado, vivir contrarreloj, etc.).

En este proceso tuve muchísimo aprendizaje, bueno no solo yo, mis empleados también; porque descubrí que el Home Office es efectivo si se lleva con compromiso, concentración y mucha comunicación. ¿Cómo lo implementamos? Te paso el dato:

  1. No te estreses: todo pasa, recuerda que adaptarte al momento es la clave de la continuidad.
  2. Organiza tu casa: recuerda una casa limpia, es una oficina feliz.
  3. Crea una sana rutina al despertar: no te levantes tarde, toma una ducha, vístete con ropa cómoda (no significa quedarte en pijamas) y desayuna sanamente. ¡Comienza tu día al 100%!
  4. Organiza tu tiempo: respeta tus horarios y toma breaks en momentos adecuados.
  5. Improvisa tu oficina: encuentra el mejor espacio; ventilado, iluminado y si es posible aislado de ruidos.
  6. Sé productivo: evitando el tráfico y correr para llegar a tiempo, te puedes organizar mejor y tendrás mucho más tiempo con la familia y para ti.
  7. Utiliza las herramientas a tu favor: desde casa podrás hacer uso de tus herramientas cotidianas y quizás si te lo permites puedes encontrar nuevas herramientas de trabajo que te ayuden a realizar todo de manera más eficaz y efectiva. En mi caso, decidí utilizar CONTPAQi® Escritorio Virtual, ya que la mayor parte de mis transacciones se encuentran en la base de datos de mi empresa; y este software realmente es como si estuviéramos en la oficina porque el escritorio virtual prácticamente refleja el escritorio físico, además que me permite utilizar mis sistemas empresariales para seguir facturando, calculando nómina y hasta preparar mi información para la Declaración Anual.
  8. Enlista tus objetivos: realiza una lista de lo que debes cumplir dentro de tu horario establecido para el trabajo. Así, verás tu avance del día.
  9. Aprovecha la tecnología: todo mundo estará más conectado a la web, ¡sácale jugo!
  10. Autoevalúate: analiza, procesa y mejora tu trabajo en casa. Comprueba tú mismo que haciendo diferentes cosas, podrás obtener la mejor manera de lograr lo que te propongas.

No puedo decirte que todo será maravilloso desde el primer día, porque puede que lo sea, pero también puede que no. Lo que sí puedo decirte es que, si no intentas nada para que tu empresa siga sus operaciones de forma regular, el resultado es obvio y se irá a pique; sin embargo, si te sumas al trabajo en equipo y haces un buen uso de la tecnología, te darás cuenta que el trabajo continúa en la oficina o desde casa. Y con software que te permiten tener tu propia oficina en casa, pues mucho más fácil y práctico.

Te diré algo, llámame y te contaré todos los beneficios que un escritorio virtual te brinda; además, cómo mi empresa sigue funcionando igual o incluso mucho mejor ahora que tengo el control desde cualquier lugar (y la tuya también lo puede hacer). Mi número es 477 711 9500 , espero tu llamada.

En iteSoluciones somos Consultores Especializados en procesos empresariales, siempre ofreciendo soluciones integrales para tus necesidades.

Robo y fuga de información: lo que más aqueja a las empresas mexicanas.

Recuerdo cómo las personas, y sobre todo las empresas, creían que tener su papelería bajo llave era suficiente para mantener su información segura. Después, con la llegada de la tecnología se dieron cuenta que en efecto, tener la información a en un archivero no era lo más seguro posible. 

Ya han pasado varios años desde que la tecnología gobierna el mundo empresarial; sin embargo, es triste ver cómo muchos empresarios se niegan al cambio y creen que resguardando su información en CD’s, CPU’s e incluso USB’s sigue siendo la mejor manera de proteger tan valioso recurso.

Lamentablemente, así como la tecnología evoluciona, también los ladrones lo hacen. Y sí, actualmente los ladrones de información también conocidos como hackers, se encuentran al día con métodos para lograr la jugada perfecta y arrebatarte ese recurso que tanto valoras: tu información.

Bueno, tampoco podemos dejar atrás a esos empleados snooping (fisgones) que están atrás de nuestra valiosa información para vendérsela al mejor postor o peor aún, se hacen nuestra competencia con nuestra propia información.

En mi experiencia, he comprobado que lo que dicen sobre México es cierto. Te preguntarás ¿qué dicen sobre México?, resulta que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), informa que nuestro país ocupa el primer lugar en América Latina que registra más fraudes cibernéticos. Vaya, no es novedad que nuestro país siempre está en primer lugar de cosas que no debería, pero bueno, esa es otra historia.

La realidad es que cada hora se cometen 463 cybercrimes (delitos cibernéticos), y eso no es todo, estos crímenes no avanzan lento, van que viajan como la velocidad de la luz. Y es que, de 2.7 millones de ellos en 2015 se elevó a 1.6 millones más para un total de 4.3 millones hasta 2019.

A ver, antes de que entres en pánico, permíteme informarte que leyendo un poco sobre fuga de información; me entero, y sujétate bien o siéntate, que el 50% de tus nuevos empleados y el 37% de tus ex… (obvio empleados) son los causantes de llevar a cabo un tipo de fraude, robo o fuga de tu tesoro.

Después de leerlo como Gollum (porque sé que lo hiciste), puedes entrar en pánico y tirarte al drama.

Mientras te recuperas, deja te cuento sobre uno de mis conocidos, era este tipo de personas que se niegan a aceptar la realidad y viven en su burbuja, quien fue víctima de robo de información. La pasó muy mal porque perdió información sensible y de mucha importancia para sus clientes. Como consecuencia, su empresa tuvo que detener operaciones y cerrar por completo.

La cruda verdad nos da como resultado, sea robo o fuga de información, un 70% de empresas cerrando operaciones en máximo un año después del incidente; mientras que, 90% vive este fatídico momento dentro de los dos años posteriores.

Es triste ver cómo las empresas cierran por este tipo de situaciones, y es que si te pones a pensar (retomando a mi conocido), no solo perdió la información de sus clientes, también perdió credibilidad, confianza, seguridad, valor, pero sobre todo perdió a su marca. Lamentable situación lo que las empresas mexicanas tienen que vivir por no poner atención en su seguridad.

Basta ya de tragos amargos, déjame decirte que aunque parezca increíble, existen soluciones que ayudan resolver problemas de este tipo. Viviendo la Revolución Tecnológica del siglo XXI, no es opción no utilizar tecnología; aprovéchala a tu favor y utiliza una herramienta que te ayude a resguardar y proteger toda tu información (como yo lo hice). Te recomiendo BackApps, a mí me ha funcionado muy bien y hasta el momento no he perdido ni un solo mega de información.

Espero que para este punto, el pánico y el drama se hayan terminado, y siendo así, llámame al (477) 711 9500 para poderte brindar más información.

En iteSoluciones somos Consultores Especializados en procesos empresariales, siempre ofreciendo soluciones integrales para tus necesidades.

Scroll to Top